De excursión a Villajoyosa, el pueblo de Willy Wonca y de las casitas de colores

villajoyosa, welcome kids

 

Una de las excursiones que hicimos este verano fue visitar Villajoyosa. Es un pueblo muy visitado en verano por sus bonitas playas, pero yo creo que debe tener el mismo encanto en cualquier otra época del año.

El día que fuimos salió lloviendo, así que tuvimos que adaptar un poco nuestros planes. Pero, aún así, fue un día inolvidable, sobre todo para las niñas.

Villajoyosa en un pueblo de tradición marinera en la provincia de Alicante, situado entre Benidorm y El Campello.

Lo primero que hicimos al llegar fue visitar el Museo del Chocolate, que es un edificio anexo a la fábrica de Chocolates Valor. La visita es gratuita y no se puede reservar entradas. Hay que estar media hora antes de que empiece la visita y sacar las entradas en una máquina expendedora que hay en la puerta. El aforo por visita es de 50 personas, así que cuando se acaban esas 50 entradas hay que esperar hasta media hora antes de la siguiente visita para sacar las entradas.

 

chocolates valor, villajoyosa, museo del chocolate

 

Los horarios están en la web del museo. Y la visita dura aproximadamente unos 45 minutos. Primero se visita el museo, situado en el edificio que en su día fue la pequeña fábrica familiar. Allí te explican la historia del cacao y de Chocolates Valor. Y se puede ver un montón de objetos y máquinas que se usaban antiguamente para elaborar el chocolate.

A continuación se proyecta un audiovisual y se hace una visita panorámica a la fábrica actual. Esta es la parte que más gustó a las niñas. Estaban alucinadas de ver todo el proceso de elaboración del chocolate. Estuvimos bromeando con la aparición de los Oompa Loompa y de Willy Wonca.

 

chocolates valor, villajoyosa, museo del chocolate

chocolates valor, villajoyosa, museo del chocolate

 

La visita finaliza en la tienda donde hay una degustación gratuita de chocolate en todos los formatos. Nos pusimos las botas.

 

villajoyosa, welcome kids, chocolates valor, museo del chocolate

 

Como aún era pronto para comer y aprovechando que no llovía demasiado, recorrimos el paseo marítimo de principio a fin. Me parece que es uno de los más pintorescos y bonitos de la Comunidad Valenciana. Las casitas de pescadores, cada una de un color, se siguen manteniendo sin que queden eclipsadas por hoteles o bloques de apartamentos.

 

villajoyosa, welcome kids

villajoyosa, welcome kids

 

Y ahí está la Playa Centro. Una playa de arena fina con todos los servicios.

 

villajoyosa, welcome kids, playa centro

villajoyosa, welcome kids, playa centro

 

El paseo marítimo está lleno de restaurantes y de bares, así que aprovechamos para comer en uno de ellos.

Al acabar de comer visitamos el casco antiguo, que está muy bien conservado y ha sido declarado Bien de Interés Cultural. Estuvimos paseando por sus estrechas calles. Subiendo y bajando. Era cómo si hubiéramos retrocedido en el tiempo. Los vecinos tomando el fresco con las sillas en la puerta de casa, ropa tendida, el olor a humedad que salía de las casas, los niños jugando en la calle…

Desde la parte más alta del casco antiguo puedes divisar las torres de vigía construidas en el siglo XVI, que aún se conservan bastante bien.

 

villajoyosa, welcome kids

villajoyosa, welcome kids

villajoyosa, welcome kids

 

Y para finalizar la excursión cogimos el coche y fuimos a visitar la Playa Paraíso. Esta es de piedras y es espectacular por sus aguas cristalinas de un color azul turquesa precioso. Son las típicas aguas que ves en fotos de los catálogos de viajes al Caribe.

Aquí no hay duchas, ni baños, pero sí un chiringuito. Es una playa bastante virgen por sus características y no demasiado cómoda para ir con niños, ya que la orilla es de cantos rodados y van a necesitar de ayuda para bañarse. Pero merece pena visitarla y jugar con las piedras.

 

villajoyosa, welcome kids, playa paraiso

villajoyosa, welcome kids, playa paraiso

villajoyosa, welcome kids, playa paraiso

 

Pues hasta aquí nuestra visita a Villajoyosa. Merece mucho la pena para pasar un día tranquilo y sin prisas en familia.

Deja un comentario