Sona Baixet Fest

Aunque han pasado unos meses desde que se celebró el Sona Baixet Fest, queremos contaros todos los detalles del evento.

El pasado sábado 30 de mayo la productora La Casa Calba organizó en Gandía, en L’Alqueria Laborde, este festival dirigido a los niños.

El lugar donde se ubicaba el festival se dividió en tres espacios: la bassa, el jardí y la sala.

La bassa era un espacio muy chulo y divertido, ya que es una especie de piscina que antiguamente se utilizaba para almacenar agua. Aquí montaron el escenario donde Elisa M. Matallín contó cuentos e hizo teatro con marionetas. También habilitaron mesas y sillas con distintos materiales para pintar y hacer manualidades. Y había personal de la organización enseñando juegos tradicionales a los niños.

En la zona del jardí estaba el escenario principal donde actuaron por la mañana Dwomo, un dúo madrileño formado por Jorge Loran Martín-Fabiani y Antonio J. Iglesias Zurita, que nos divirtieron con sus canciones cósmicas y nos descubrieron un montón de instrumentos curiosos y un tanto desconocidos entre el público infantil como el theremin, que fue uno de los primeros instrumentos electrónicos inventado en 1919 y lo que lo hace especial es que el músico obtiene los sonidos sin tener ningún contacto físico con el instrumento.

Tras la actuación de Dwomo vino la de Rondaballsun espectáculo de la mano de Almudena Francés que mezcla los cuentos e historias con la música tradicional valenciana.

2015-11-08-12.05.41-1

Luego tuvimos un hueco a mediodía para poder comer. Allí había comida y podías llevar la tuya propia para hacer un picnic, pero nosotros optamos por salir del recinto para ir a comer a un restaurante.

Por la tarde, con las pilas recargadas, volvimos a ver el resto de las actuaciones. Mientras hacíamos tiempo para la actuación de Dani Miquel, nos metimos en la sala a ver cine en Super 8.

Con Dani Miquel bailamos y cantamos canciones que nos cantaban nuestras abuelas y nuestras madres cuando éramos pequeños. Los niños se lo pasaron genial porque Dani Miquel consigue que interactúen con él y se diviertan olvidándose de todo.

El festival estuvo muy bien organizado. Como detalles a mejorar propondría que no hubiera tanto tiempo muerto a mediodía.

Lo que también me sorprendió es que no asistió tanta gente como me esperaba. No sé si fue por el cartel o si tiene que ver con el precio de la entrada, que costaba 8€ anticipada y 10€ en taquilla. Un precio un tanto excesivo si cuentas que a una familia de cuatro miembros le supone un desembolso de 32€ a 40€. Una buena solución a esto es hacer packs familiares, o entradas adulto + niño a 10€, por ejemplo.

Pienso que otro fallo fue la difusión del evento, que no llegó a todo el público objetivo.

Esperemos que el próximo año podamos disfrutar de una segunda edición.

2 Comments

Deja un comentario