#PAPÁSDODOT | Sello de calidad de Madresfera

dodot, welcome kids

El mes pasado Dodot lanzaba un nuevo pañal y lo presentaba con una campaña publicitaria dirigida a los padres de hoy en día haciendo uso del hashtag #papásdodot en las redes sociales.

A través de Madresfera hemos tenido la oportunidad de probarlos para poder contaros qué nos han parecido y cuál ha sido nuestra experiencia.

Recibimos en casa una mochila de tela azul que llevaba impresa la frase:

“Aquí dentro está todo lo que necesita mi papá”.

Dentro había una bolsa de pañales para una semana, un paquete de toallitas y un folleto con las cifras del estudio sobre paternidad que ha llevado a cabo la marca con motivo del lanzamiento de estos nuevos pañales.

En casa soy yo la que se encarga de comprar los pañales, pero no soy la única que los cambia, por supuesto. De hecho tengo que decir que Luis empezó a cambiar pañales antes que yo, pues nuestra primera hija nació por cesárea y yo era incapaz de levantarme de la cama. En nuestra casa, salvo dar teta, que eso es tarea mía en exclusiva, todo lo relacionado con la crianza de nuestros hijos va a medias.

Tengo que decir que cuando leo en alguna revista del corazón (mi madre es fan de la revista Hola y yo a veces la cotilleo) la típica frase del torero, cantante o actor que acaba de ser padre y dice: “no, noooo, lo de cambiar pañales es cosa de mi mujer”, me entra bastante mala leche.

Pues bien, no tengo un pañal favorito. En realidad estoy al tanto de las ofertas y cuando veo alguna en la que el pañal sale bien de precio la aprovecho.

En nuestro caso el mayor reto de un pañal es que no tenga escapes después de toda una noche. A Max le cambiamos el último pañal sobre las 20:00h y no se lo volvemos a cambiar hasta las 8:00h de la mañana cuando se despierta. Os podéis imaginar cómo está el pañal después de 12 horas y teniendo en cuenta que Max se pasa toda la noche mamando. Es inevitable, casi todas las mañanas hay algún escape.

Para mi sorpresa, esta semana que hemos estado usando los pañales Dodot no ha habido escapes y es sorprendente porque el pañal estaba a reventar y pasabas la mano por el interior y estaba seco, igual que el culete de Max. Según Dodot esto se debe a que el pañal se divide en tres tubos ultra absorbentes que hacen que el pipí se distribuya uniformemente y esto hace que esté más seco y que el pañal no cuelgue.

Y yo, como soy una curiosa, he cogido un pañal y lo he puesto debajo del grifo para ver cuál era su capacidad de absorción. Ha absorbido un montón de agua y en ningún momento se han deformado los tubos. El pañal ha quedado recto, eso sí, no lo podía doblar. Pero pasabas la mano y estaba seco.

El tema de las cacas no ha ido tan bien. Con estos pañales las cacas más líquidas se le salían por la parte de atrás. Con otros pañales se suelen salir por las gomas de las piernas. He pensado que igual tienen algo que ver los tubos, pero solo es una suposición.

Y en cuanto a las toallitas, para mi gusto, tienen demasiado perfume.


*Post escrito en colaboración con Madresfera y Dodot. Gracias por confiar en nuestro criterio.

Deja un comentario