Grandes regalos para regalar en grupo

grandes regalos para regalar en grupo, regalos en conjunto, regalos compartidos, welcome kids, arcoiris waldorf, tabla curva

Llega la Navidad y los familiares empiezan a pedir la lista de regalos de los niños. En el caso de Celia, también tiene que hacer lista de regalos para su cumpleaños y esto se nos va de las manos, se convierte en una auténtica locura porque ya no saben ni qué pedir. Así que acaban cogiendo todos los catálogos de juguetes y a señalar casi todo. Incluso a veces señalan juguetes que ya tienen. Y luego es una pena porque no juegan con ellos y acabamos donándolos nuevecitos, esto hace que me duela menos. Así que este año nos hemos propuesto agrupar regalos, elegir grandes regalos para regalar en grupo.

¿Y qué significa esto? Pues que hemos pasado de los catálogos de las tiendas de juguetes habituales y de los anuncios de televisión y nos hemos dedicado a visitar tiendas molonas con juguetes no (o poco) estructurados y han ido haciendo su lista. Y como son juguetes bastante caros, hemos agrupado a los familiares para que los regalen entre varios. De esta forma las niñas (Max aún no está incluido porque ahora mismo su juguete favorito es una tapa de un tupper) tendrán menos regalos pero de mayor calidad.

Tabla curva

La tabla curva es sin duda uno de mis descubrimientos del año. Se trata de, como bien dice su nombre, una tabla de madera curvada que viene sin manual de instrucciones.

Tiene un sinfín de posibilidades de juegos y de usos, empezando por el más simple que es el balanceo. Me parece que es un juguete súper sencillo y que fomenta la creatividad en los niños hasta campos insospechados. Pueden convertirla en un puente, en una pista de coches, en un teatrillo, en una hamaca… en todo lo que se les ocurra.

Y si se cansan de ella puede servir como escalón para el baño o la cocina, e incluso de bandeja para la cama o el sofá.

Arcoíris gigante

Seguramente conoceréis estos preciosos arcoíris de madera con colores tan vistosos, aunque también los hay en colores pastel, en madera natural y en blanco y negro.

Los hay de muchos tamaños e incluso dobles, pero del que os hablo hoy es del gigante. Para que os hagáis una idea, el arco entero del modelo grande (que es el más conocido) tiene un ancho de 38 cm, pues este mide 62 cm.

Es un juguete que se usa en la metodología Waldorf y consta de 14 arcos de madera de pino ecológica y pintados con pinturas no tóxicas para uso infantil.

Es un juguete que, como la tabla curva, viene sin manual de instrucciones y permite jugar a todo lo que un niño sea capaz de imaginar. Se suele clasificar como juego de construcción, pero tiene tantas posibilidades que yo no me atrevo a clasificarlo de ninguna forma.

Lo que más me gusta es que acompaña al niño a lo largo de sus años, ya que es un juguete capaz de adaptarse al desarrollo de la imaginación del niño.

Este va a ser el regalo de la abuela para Celia (8 años) y Elsa (3 años) en reyes. Es un regalo compartido y el rango de edad es importante, pero estoy segura de que ambas lo disfrutarán, cada una a su manera y con las posibilidades que su cerebro les proporcione. Ya os iré contando.

Kamishibai

Kamishibai significa “teatro de papel” y tiene sus orígenes en los templos budistas japoneses del siglo XII que denominaban con este nombre a la técnica de narración oral que empleaban.

A principios del siglo XX se convirtió en una forma de contar cuentos por los pueblos y ciudades. Un hombre llegaba a un pueblo con su bicicleta y contaba historias haciendo uso de estos teatrillos de madera.

La primera vez que tuve contacto con un Kamishibai fue en los inicios de mi carrera, cuando trabajaba en una biblioteca y teníamos uno de cartón hecho a mano y lo usábamos para contar nuestros cuentos a los más pequeños. Los niños quedaban alucinados con las historias y siempre pedían más.

Estos teatrillos, que suelen ser de madera, llevan unas puertas y al abrirlas el público ve una lámina únicamente con ilustración. Por la parte trasera el narrador va leyendo el texto que está escrito en el reverso de la lámina.

Hace poco descubrí que la Editorial Siete Leguas había lanzado estos Kamishibai y, además, los tenía en dos formatos, en A3 (dirigido a profesionales y docentes) y en A4 (dirigido a familias). Así que empecé a investigar y vi que en Picapino también los tenía y los fabricaban de manera artesanal y personalizada.

Me pareció un regalo chulísimo y muy especial para el cumpleaños de Celia porque a ella le encanta contar cuentos, y también escribir y dibujar los suyos propios. Y además también sirve como teatrillo de sombras y de marionetas.

Le regalamos el de formato A4 porque lo veo más manejable para una niña y, a la hora de crear cuentos es más fácil hacerlo en este formato. Es muy bonito, aunque me gustan mucho más los de Picapino.

Pero hay una cosa que no me acaba de gustar del que tenemos y es que las puertas del formato A4 son correderas y cuestan de abrir. También nos saltó unos de los pomos en el primer uso, así que llamé a la editorial y me dijeron que lo pegara con pegamento de contacto, pero que si no quedaba bien que les llamara y me lo cambiaban. Por lo visto la primera remesa que salió presenta este pequeño defecto.

Crazy Forts

Crazy Forts es un juguete de construcción que consta de 25 bolas y 44 palos que invitan a construir infinidad de cosas: túneles, casas, castillos, etc. Una vez hecha la construcción se puede cubrir la estructura con telas para dar realismo y crear un espacio de intimidad para los niños. Digamos que es la versión cool del tradicional refugio hecho con sillas y mantas.

Esta es la versión clásica, pero también está con los palos curvos y otra con las piezas fluorescentes.

Big-mat Piano Conservatory

¿Os acordáis del piano de la peli de Big? Pues esta es una buena versión para casa. Lo venden en Imaginarium y mide 2,60 metros. Tiene entrada para mp3 y se puede tocar a la vez.

Se pueden tocar otros instrumentos además del piano: saxofón, violín, órgano, trompeta, arpa, vibráfono, guitarra, caja de música.

Esté fue nuestro regalo de Papá Noel del año pasado para las dos nenas. A mí me pareció chulísimo, pero tengo que reconocer que no le han hecho todo el caso que yo pensé que le harían.

HUE Estudio de animación

Es un kit formado por una cámara flexible HD con micrófono y software de stop motion que incluye efectos de sonido, actividades para imprimir y fondos. Además viene acompañado de un libro con ideas para hacer animación.

Lo conocí a través del blog Tigriteando que escribió una entrada contando la experiencia de sus hijas y subió algunos vídeos que hicieron. Me pareció un regalo muy interesante para el cumpleaños de Celia, ya que a sus ocho años está es una fase muy creativa y empieza a mostrar interés por este tipo de tecnología.

Se pueden hacer animaciones con legos, con playmobil, con plastilina… Vamos, con cualquier cosa que se les ocurra.

Aún no hemos tenido tiempo de usarlo pero en cuanto lo hagamos os cuento más.

ALAIA Balance surf board

Este juguete es similar a la tabla curva. Se trata de una bonita tabla de surf tallada en madera de paulownia. Son tan bonitas que sirven incluso de decoración. Aunque el fin de esta tabla es permitir a los niños simular que practican el surf. Y para ello van acompañadas de un cojín curvo sobre el cual se pone la tabla. Y nada más, con esto a surfear se ha dicho.

Con juguetes como este se ejercita la psicomotricidad gruesa y el equilibrio.

 


¿Qué os han parecido? ¿Tenéis experiencia con alguno de estos juguetes? ¿Nos recomendáis alguno más?

Deja un comentario