Alimentación infantil: dos libros imprescindibles

Cuando no comen come queremos que coman_

La alimentación infantil es la principal preocupación que tenemos cuando nos convertimos en madres y en padres. El primer dilema viene con la decisión de darles pecho o leche artificial. Si decides darle pecho te surgen un montón de dudas sobre si tienes bastante leche, si se queda con hambre, si gana suficiente peso, cada cuánto tienes que darle teta, etc. Y si decides darle leche artificial dudas si hay que darle a demanda o cada tres horas, si le estás dando la mejor leche…

Y cuando el bebé cumple 6 meses  la alimentación se convierte en un verdadero quebradero de cabeza. Empezando porque algunos profesionales sanitarios recomiendan de forma errónea introducir alimentos antes de los 6 meses, sobre todo si el bebé toma leche artificial. Esto va en contra de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de otros organismos competentes en la materia. Además nos dan una hoja con los alimentos y la cantidad que hay que darles a medida que van cumpliendo meses. Y si encima hablas con otras madres, lo más seguro es que la hoja que le dio el pediatra sea muy diferente a la que te dio a ti el tuyo.

Y si investigas un poco te encuentras que es posible alimentar a los bebés sin papillas, es lo que se conoce como BLW (Baby-led weaning o alimentación autorregulada), que consiste en ofrecer los alimentos cortados en trocitos que ellos mismos puedan manejar y comer de forma autónoma. De esta forma los bebés conocen cada alimento que comen y pasan directamente de la teta a la comida.

Nosotros con nuestra primera hija, hace siete años, seguimos las pautas que nos dio el pediatra hasta que cayó en nuestras manos un libro que nos pareció que todo lo que decía tenía mucha más lógica que lo que nos había pautado nuestro pediatra. Ese libro es Mi niño no me come de Carlos Gónzalez.

mi niño no me come

Fue una revelación para nosotros como padres porque aprendimos que a los niños no hay que obligarles a comer, ni obligarles a comer de todo. Aprendimos que los niños se regulan solos y que comen cuando tienen hambre. Esto iba en contra de las creencias que nos habían acompañado toda la vida, y ponerlo en práctica supuso que la gente de nuestro alrededor, sobre todo las abuelas, nos tacharan de padres despreocupados y pasotas.

En el libro, Carlos Gónzalez, trata aspectos importantes con sencillez y con mucha lógica, y lo que más me gusta del libro es que lo que dice está todo basado en estudios científicos.

El autor habla del pecho, de los biberones, de los pesos y los percentiles, del comportamiento del niño frente a la comida en las distintas etapas de crecimiento, etc. Desmonta mitos sobre el crecimiento del niño y su relación con la alimentación. Habla de cómo prevenir que tu hijo acabe odiando la comida y el acto de comer.

También dedica un capítulo a la alimentación complementaria; a explicar que, hasta el año, las comidas no tienen que sustituir tomas de leche materna o artificial, que de lo que se trata es de que el niño vaya probando alimentos, de que los toque, lo huela, los saboree y se vaya familiarizando con ellos.

Y un mes antes del nacimiento de nuestra segunda hija, Julio Basulto publicó un libro titulado Se me hace bola. El autor es diplomado en nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona.

se me hace bola

El prólogo del libro está escrito por Carlos González.

Julio Basulto presenta el contenido separado por intervalos de edad: desde el nacimiento hasta los seis meses, desde los seis meses hasta los dos años, y niños mayores de dos años y adolescentes.

En el primer capítulo se relaciona la alimentación infantil con la salud, dando algunas pautas para alimentar a nuestros pequeños de forma saludable.

Y en otro capítulo habla de cuando los niños no comen como queremos que coman, de la actitud que deberíamos de tomar los padres frente a esta situación y de lo que ocurre realmente cuando no comen como creemos que deberían de comer.

Este libro reafirmó que lo estábamos haciendo bastante bien con nuestras hijas, aunque tengo que reconocer que cuando una de ella nos dice que no quiere comer lo que hemos preparado me sigue enfadando muchas veces y tengo que respirar profundamente antes de decirle que no se lo coma si no quiere.

¿Qué hemos aprendido con estos dos libros?

 

  • Lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses.

  • A partir de los 6 meses se ofrecen otros alimentos, da igual el orden y la cantidad, siendo la leche materna es el principal alimento hasta el año.

  • Mejor alimentos sólidos que papillas.

  • Nada de sal ni azúcar durante el primer año y después en poca cantidad.

  • A partir del año pueden prácticamente de todo.

  • Que es muy importante comer en familia.

  • Hay que dar ejemplo.

  • Los niños tienen que comer a demanda siempre alimentos sanos.

  • Hay que ofrecer pero nunca obligar.

  • No hay que chantajear ni usar juegos para hacer que coman.

  • Que un niño no tiene por qué comer de todo, porque nosotros tampoco lo hacemos.

  • Los niños comen cuando tienen hambre y cuando no tienen hambre no comen.

  • Y que el momento de la comida tiene que ser divertido y hay que disfrutar comiendo.


¿Te preocupa la forma en la que se alimentan tus hijos? ¿Comen como tú quieres que coman? Debatimos en los comentarios.

8 Comments

  1. Totalmente de acuerdo en lo que dices, a nosotros nos pasó lo mismo con los consejos del pediatra… Cada uno recomendaba algo diferente y sin mucha lógica en sus argumentos. Aunque reconozco que es difícil desautorizar al de “la bata blanca” ?

    • Claro Myriam, si en realidad es todo mucho más sencillo de lo que pensamos. Se resume en respetar a nuestros hijos.

  2. ¡Genial resumen de alimentación infantil! ¡Lo comparto!
    Me he leído los dos libros y me gustaron mucho. El de Julio Basulto me resultó más práctico, eso sí. Para el próximo embarazo ya tengo apuntado su otro libro Mamá come sano”, ¿lo has leído?

    • Gracias por compartir. Me alegra que te haya gustado. El de “Mamá como sano” lo compré cuando me quedé embarazada el verano pasado y aún no lo he leído!!! Me ha pasado tan rápido este tercer embarazo que no encontré hueco, jajaja. Eso sí, aquí tenemos como libro de cabecera “Secretos de la gente sana”, también de Julio Basulto e intentamos llevar a cabo muchas de sus indicaciones desde hace bastante tiempo. Ya te cuento cuando lo lea.

    • Tienes toda la razón, pero a veces nos cuesta no obligar, ¿verdad? A mí lo primero que me sale es el “¡pero si no has comido nada! Venga, tres cucharadas más”. Luego ya reflexiono e intento remendarlo. Es muy pesada la mochila que llevamos a la espalda durante tanto tiempo. Gracias por comentar.

  3. ¡Geniales! 🙂 Nosotros con Mara hemos hecho un verdadero salto de fe. A nuestros ojos nunca come nada pero en realidad ella tiene más que suficiente. Nos vinieron genial ambos libros. Para mi Basulto es imprescindible.

    • A nosotros con Celia nos costó muchísimo, pero con Elsa estamos muy confiados. Y mientras tomó teta muchísimo más confiados.

Deja un comentario